© 2016-2017 NeoVitalitas
NeoVitalitas
El acné puede tener múltiples causas, una de ellas tratada en otra sección de nuestro servicio de asesoramiento (síndrome de ovarios poliquísticos o desequilibrios del sistema endocrino en la mujer). La causa más frecuente, sin embargo, probablemente sea una dieta desajustada al contexto y capacidades metabólicas de tu cuerpo: cada uno tenemos un código genético diferente y, por tanto, diferentes necesidades nutricionales. No es ningún secreto que la presencia de acné puede afectar a la autoestima y la imagen corporal. No es sorpresa para nadie, tampoco, que los consejos tradicionales para el manejo del acné son «dudosamente» efectivos, incluso con toda la investigación farmacológica subyacente y los miles de productos de belleza del mercado destinados al manejo de este trastorno. ¿Por qué? ¿Acaso no se conoce su origen, no se puede enfocar la diana terapéutica a tratar la causa real? Los mecanismos moleculares se han esclarecido —en parte—, por supuesto, pero ahí no radica el problema: la dificultad es pretender tratar un problema metabólico de la totalidad del organismo mediante lociones superficiales, aplicadas sobre la piel, en muchas ocasiones mediante soluciones simplemente cosméticas. Si has probado estos remedios y no han funcionado, y tu acné no está relacionado con una sobreinfección microbiana médicamente diagnosticada en tu piel, tal vez sea hora de cambiar el funcionamiento de todo tu organismo, enfocarnos en la biología de tu cuerpo en conjunto, en sus necesidades y los excesos dietéticos que rechaza, manifestándose, entre otros fenómenos, mediante el acné. Si lo has intentado todo o si simplemente crees que podrías intentar algo nuevo, un reajuste y revitalización hormonal de tu cuerpo mediante un protocolo nutricional especializado, contacta con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte y asesorar tu caso particular.
NeoVitalitas Nutrición y Psicología
© 2016-2017 NeoVitalitas       Aviso Legal     Condiciones de Uso
El acné puede tener múltiples causas, una de ellas tratada en otra sección de nuestro servicio de asesoramiento (síndrome de ovarios poliquísticos o desequilibrios del sistema endocrino en la mujer). La causa más frecuente, sin embargo, probablemente sea una dieta desajustada al contexto y capacidades metabólicas de tu cuerpo: cada uno tenemos un código genético diferente y, por tanto, diferentes necesidades nutricionales. No es ningún secreto que la presencia de acné puede afectar a la autoestima y la imagen corporal. No es sorpresa para nadie, tampoco, que los consejos tradicionales para el manejo del acné son «dudosamente» efectivos, incluso con toda la investigación farmacológica subyacente y los miles de productos de belleza del mercado destinados al manejo de este trastorno. ¿Por qué? ¿Acaso no se conoce su origen, no se puede enfocar la diana terapéutica a tratar la causa real? Los mecanismos moleculares se han esclarecido —en parte—, por supuesto, pero ahí no radica el problema: la dificultad es pretender tratar un problema metabólico de la totalidad del organismo mediante lociones superficiales, aplicadas sobre la piel, en muchas ocasiones mediante soluciones simplemente cosméticas. Si has probado estos remedios y no han funcionado, y tu acné no está relacionado con una sobreinfección microbiana médicamente diagnosticada en tu piel, tal vez sea hora de cambiar el funcionamiento de todo tu organismo, enfocarnos en la biología de tu cuerpo en conjunto, en sus necesidades y los excesos dietéticos que rechaza, manifestándose, entre otros fenómenos, mediante el acné. Si lo has intentado todo o si simplemente crees que podrías intentar algo nuevo, un reajuste y revitalización hormonal de tu cuerpo mediante un protocolo nutricional especializado, contacta con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte y asesorar tu caso particular.