© 2016-2017 NeoVitalitas
NeoVitalitas
La enfermedad cardiovascular se ha ido convirtiendo poco a poco en el asesino silencioso más mortífero del siglo veintiuno, liderando en muchos países del mundo como la primera causa de mortalidad global, incluyendo España. Salvando una serie de raros trastornos genéticos —hipercolesterolemia familiar—, que requieren una atención más especializada, su origen se correlaciona claramente y sin ningún lugar a dudas con la desequilibrada y deficiente dieta y los estilos de vida occidentales. En el pasado distante, los infartos y los accidentes cerebrovasculares (ACV), las formas de presentación más graves de la lenta y progresiva acumulación de colesterol en el sistema arteriovenoso, representaban dolencias epidemiológicamente extremadamente infrecuentes; sabemos, así pues, que el entorno ha cambiado y, con él, la frecuencia de aparición de estos trastornos. Se trata de una situación problemática dado que su gradual agravamiento no siempre da señales de peligro hasta que es demasiado tarde. Los supervivientes de infartos y ACV casi siempre atestiguan que, de haber podido prevenir la situación, habrían hecho las cosas de manera diferente, conducido su vida de otra forma. Incapacitante en movimiento y expersión verbal, las consecuencias de esta enfermedad están a la vista y, aun así, es complicado tomar medidas preventivas, pues ello precisa de un compromiso constante, diario, y un seguimiento personalizado. Los médicos de los grandes hospitales y centros de salud habitualmente no disponen del tiempo o los recursos necesarios para llevar a cabo estas tareas. Desgraciadamente, el que paga el precio más caro por una «falta de recursos» que no es ni de lejos su culpa es… el propio paciente. En NeoVitalitas creemos que mereces una atención mejor y, sobre todo, más inteligente. Haz la prueba por ti mismo: una rápida investigación desde fuentes fidedignas, revistas médicas de alto impacto, o incluso relatos anecdóticos de familiares o amigos, te revelará que incontables personas han sufrido las graves consecuencias de la enfermedad cardiovascular incluso  con el uso continuado de múltiples medicamentos para reducir sus niveles de colesterol. ¿Cómo es posible esta situación? ¿No se suponía que estos fármacos servían para prevenir los infartos y ACV? Si consultas con nosotros, te explicaremos los fundamentos de esta realidad, y te permitiremos recuperar el control de tu salud. Vivimos en una era informatizada, y sabemos que nuestros clientes son personas inteligentes, con sus propias ideas y el deseo de conocer la verdad; no es para menos, teniendo en cuenta lo que está en juego. Consulta con NeoVitalitas y te prescribiremos un protocolo nutricional y de estilo de vida centrado en un control metabólico del origen de la enfermedad cardiovascular: no puedes permitirte perder el tiempo en vendajes inútiles alrededor de síntomas que no guardan ninguna relación con la causa. Si ya has probado el consejo médico habitual —«póngase a dieta, menos grasas saturadas, más ejercicio»— y te ha fallado, a pesar de tus sinceros intentos de mejorar tu nutrición, no lo dudes. En NeoVitalitas podremos ayudarte antes de que sea demasiado tarde.
NeoVitalitas Nutrición y Psicología
© 2016-2017 NeoVitalitas       Aviso Legal     Condiciones de Uso
La enfermedad cardiovascular se ha ido convirtiendo poco a poco en el asesino silencioso más mortífero del siglo veintiuno, liderando en muchos países del mundo como la primera causa de mortalidad global, incluyendo España. Salvando una serie de raros trastornos genéticos —hipercolesterolemia familiar—, que requieren una atención más especializada, su origen se correlaciona claramente y sin ningún lugar a dudas con la desequilibrada y deficiente dieta y los estilos de vida occidentales. En el pasado distante, los infartos y los accidentes cerebrovasculares (ACV), las formas de presentación más graves de la lenta y progresiva acumulación de colesterol en el sistema arteriovenoso, representaban dolencias epidemiológicamente extremadamente infrecuentes; sabemos, así pues, que el entorno ha cambiado y, con él, la frecuencia de aparición de estos trastornos. Se trata de una situación problemática dado que su gradual agravamiento no siempre da señales de peligro hasta que es demasiado tarde. Los supervivientes de infartos y ACV casi siempre atestiguan que, de haber podido prevenir la situación, habrían hecho las cosas de manera diferente, conducido su vida de otra forma. Incapacitante en movimiento y expersión verbal, las consecuencias de esta enfermedad están a la vista y, aun así, es complicado tomar medidas preventivas, pues ello precisa de un compromiso constante, diario, y un seguimiento personalizado. Los médicos de los grandes hospitales y centros de salud habitualmente no disponen del tiempo o los recursos necesarios para llevar a cabo estas tareas. Desgraciadamente, el que paga el precio más caro por una «falta de recursos» que no es ni de lejos su culpa es… el propio paciente. En NeoVitalitas creemos que mereces una atención mejor y, sobre todo, más inteligente. Haz la prueba por ti mismo: una rápida investigación desde fuentes fidedignas, revistas médicas de alto impacto, o incluso relatos anecdóticos de familiares o amigos, te revelará que incontables personas han sufrido las graves consecuencias de la enfermedad cardiovascular incluso  con el uso continuado de múltiples medicamentos para reducir sus niveles de colesterol. ¿Cómo es posible esta situación? ¿No se suponía que estos fármacos servían para prevenir los infartos y ACV? Si consultas con nosotros, te explicaremos los fundamentos de esta realidad, y te permitiremos recuperar el control de tu salud. Vivimos en una era informatizada, y sabemos que nuestros clientes son personas inteligentes, con sus propias ideas y el deseo de conocer la verdad; no es para menos, teniendo en cuenta lo que está en juego. Consulta con NeoVitalitas y te prescribiremos un protocolo nutricional y de estilo de vida centrado en un control metabólico del origen de la enfermedad cardiovascular: no puedes permitirte perder el tiempo en vendajes inútiles alrededor de síntomas  que no guardan ninguna relación con la causa. Si ya has probado el consejo médico habitual —«póngase a dieta, menos grasas saturadas, más ejercicio»— y te ha fallado, a pesar de tus sinceros intentos de mejorar tu nutrición, no lo dudes. En NeoVitalitas podremos ayudarte antes de que sea demasiado tarde.